jueves, 20 de abril de 2017

Funchal, la ciudad de las puertas pintadas contra el abandono


Puentas pintadas
Hasta 2010 muchos edificios de la 'Zona Velha' (zona vieja) de Funchal se encontraban casi abandonados. Un barrio con mucha historia pero carente de color. Fue entonces cuando comenzó un proyecto que, a través de las puertas antiguas de sus casas, llenó de color la que hoy es la calle más importante de la capital de Madeira. El proyecto de las puertas pintadas.

La Rua de Santa María es la calle principal, la más nombrada y la más transitada de toda la ciudad. En sus estrecheces se arremolinan las terrazas, las tiendas de suvenirs y los turistas. Su fama es histórica, pues es la calle más antigua de la ciudad y a su alrededor nació y creció la boyante capital de la isla. Pero, a este valor añejo, hay que añadir uno mucho más reciente.

Calle principal de Funchal


Fue a finales de 2010 cunado una iniciativa de Jose María Zyberchema con el apoyo de diferentes instituciones públicas y privadas apareció para devolver a la vida un barrio que ya denotaba síntomas de abandono. La calle principal se ha convertido hoy en el mejor museo de toda la ciudad, una auténtica colección de obras de arte en cada puerta que roba la mirada tanto de día como de noche.

Las puertas pintadas se convirtieron, además, en uno de los mayores atractivos turísticos. Llaveros, camisetas, catálogos, imanes... gran parte del movimiento y el comercio de la ciudad llevan hoy como sello alguna de las pinturas de unas puertas que han visto frente a ellas a muchas de las personalidades culturales de Madeira. Toda la isla que se unió para que su casco histórico tuviera tanta belleza como antaño, quizás más.

Puerta pintada en Funchal, Madeira

Todas las ciudades suelen tener una calle que uno no se cansa de recorrer una y otra vez en cualquier dirección... en Funchal, Santa María la Mayor sea seguramente más que eso. Estrecha pero larga, une más de medio kilómetro en el que hay sortear las terrazas de bares y restaurantes, muchos de ellos en la lista de imprescindibles para degustar la reconocida gastronomía madeirense. Ya sea para tomarse una cerveza Coral (hecha en la isla) a media tarde, o para una copiosa cena de pescado y marisco. Un buen lugar para probar las lapas, o la 'espada' acompañada de alguna fruta tropical.

El proyecto de las puertas pintadas no ha acabado. Las obras de arte siguen proliferando por las puertas antigüas de Funchal, creando un ecosistema cultural digno de admiración. Las galerías de arte también han encontrado su hueco en esa zona por la que en su día habrán paseado los grandes navegantes portugueses.


Sus entrecijos y sus rincones son un placer también para los fotógrafos, en medio de los colores suaves de la arquitectura colonial brillan los colores vivos y las formas plasmados sobre las puertas. Un festival de luces, de sombras, de contrastes con el arte de antaño, también reflejada entre los muros centenarios.

La Rua de Santa María resucitó, o al menos nació a una nueva vida. Donde un día brotaban los edificios gubernamentales hoy lo hacen los dedicados al turismo, gran motor de este pequeño rincón del Atlántico. Y quien sabe si algo más que esta calle principal resucitará mediante la pintura... hace poco leía en un foro "¿se extenderá este proyecto hacia otras calles de la capital?" Quien sabe, quizás algún día toda Funchal sea un museo al aire libre.


También te puede interesar

0 comentarios:

Publicar un comentario