miércoles, 17 de junio de 2015

Carmona, pueblo que pasea la historia de Sevilla y Andalucía


Toda lista de pueblos con encanto de la provincia de Sevilla incluye, sin excepción, a Carmona, y no solo por su cercanía a la capital hispalense. En menos de una hora en transporte público se llega a una ciudad histórica por la que pasaron romanos, árabes y cristianos, convirtiéndola hoy en un enclave donde repasar la los orígenes de Andalucía a través de sus estrechas calles, sus altas torres, sus recovecos entre balcones y el impoluto blanco de sus casas.

Nada más llegar toca levantar la vista, observar una torre a la que es fácilmente sacarle el parecido. La iglesia de San Pedro forma el corazón del casco histórico y cuenta desde el siglo XVIII con una torre gemela (salvando las dimensiones) a la mundiálmente famosa Giralda de Sevilla. Un monumento cuyas primeras piedras se remontan al siglo XIV y que es la antesala de una ciudad repleta de iglesias centenarias, de torres y cúpulas, que se elevan elegantes entre sus callejones.




Unos templos que provocan, entre otras cosas, que Carmona sea uno de los destinos estrella para la celebración de bodas cerca de Sevilla. También la diferencia de temperatura de "al menos cuatro grados" con el calor de la capital, algo de lo que presumen sus habitantes entre las numerosas terrazas que rodean el centro.

Platos típicos andaluces y vinos para sentarse en la Plaza de San Fernando, que forma un circulo perfecto rodeado de bares de tapas, o en los restaurantes en torno al Alcázar de la Puerta de Sevilla, uno de los vestigios árabes de la localidad y el mejor lugar desde dónde observar. Subir cuesta tan solo 1€ y permite acceder para ver en 360º una panorámica de sus casas blancas, sus techos de teja y sus torres.



En el lado opuesto está la Puerta de Córdoba, que al igual que la anterior tiene su origen más remoto (luego llegaron remodelaciones) en la época romana, cuando este pueblo era punto clave de la Vía Augusta. Incluso antes de Roma hubo aquí asentamientos, y es que los orígenes de la vida en este lugar se sitúan varios siglos atrás antes de Cristo. Por desgracia en la actualidad algunos de los restos mas vetustos, como el anfiteatro romano, se encuentran en un inadmisible estado de abandono.

No se desmerece por ello la vista al pueblo. No solo aparece Carmona en los catálogos de pueblos que no perderse en España por las muchas civilizaciones que vivieron y lucharon sobre esta pequeña colina del centro de Andalucía. Romanticismo de día y de noche, con un casco histórico que cuida al detalle mantener su caracter auténtico, cada estrecha callejuela deja ver tras sus puertas entreabiertas patios de azulejos, ventanas que llevan a pasillos repletos de macetas, pasadizos que unen con otras calles... rincones para pasear.



Como decía uno de esos recopilatorios de pueblos, publicado en en ABC, sus monumentos "no se abarcan en un solo día". Habría que escribir mucho para hacer un repaso por todas sus iglesias y casas palacio, para describir su plaza del Mercado de Abastos, rodeada de arcos blancos, o sus restos arqueológicos. Lo ideal es visitarla con calma, quedarse el fin de semana y relajarse, y deben ser muchos los que lo hacen, pues no es habitual que un pueblo tan cerca de una gran ciudad cuente con amplios hoteles de 4 y 5 estrellas como lo hace Carmona.

En definitiva es casi todo lo que se busca en una escapada rural, y todo ello muy cercano a Sevilla. No se trata de un pueblo perdido, ni de una aldea de 100 habitantes, pero si de un punto perfecto para pasear rodeado de los restos vivientes de miles de años de de la historia de Andalucía y de la península ibérica. Dijo en su día Julio César que era "la ciudad más fuerte de toda la provincia", hoy en día muchos dicen que es también "el pueblo más bonito".

Quizás te interese: Mijas, oasis de autenticidad junto a la Costa del Sol

También te puede interesar

0 comentarios:

Publicar un comentario